Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2007

Tina Guel

¡Me pongo de pie!
Una amiga mía de la empresa y con quien me llevo de pelos, para escribir utiliza el nombre de su mamá y se llama a sí misma Tina Guel.
Pues bien, resulta que ella me ha confiado parte de los poemas que ha escrito (uno lo escribimos entre los dos) para publicarlos aquí. En espera de que David le haga la página que le prometió, disfrutemos con los sinsabores del amor de esta regiomontana que igual se queda viendo al cielo que recuerda sus diabluras con una sonrisa.


---

La luna y nosotros dos.

¿De qué quieres escribir?
¿De los amores furtivos?
¿De los amores ausentes?
¿De los amores que aún no llegan a tu vida?
¿De las letras poéticas que esperan ser descubiertas por ti?
¿De los besos que tiene para ti tu princesa?

No... no. Esta noche no escribiré nada
Sólo miraré a la luna y pensaré en tu nombre
que tanto me gusta... y tanto me aterra.
Te diré que te quiero, aunque no me oigas;
te diré que te extraño, aunque no te importe;
te diré que eres mía, aunque no sea cierto.

Tina Guel /Lathias

Workaholics

--1--

La oficina donde estoy simplemente no me gusta. El edificio y la empresa en sí me desesperan.
Resulta que es un edificio que tiene elevadores “inteligentes” que no tienen botones dentro del cubo para poder indicar el piso al que hay que ir, si no que funcionan a través de un tablero que está fuera de los elevadores que asigna cuál de ellos te lleva a tu destino. Pero esta programación dinámica es desesperante, pues por un elevador que sube al piso 16 –donde estamos nosotros- en unos 10 segundos puedes esperar 5 minutos, aún cuando el elevador de al lado está programado para ir a los pisos 15 y 17 pero no puede hacer una escala en medio por sus pistolas y debes quedarte ahí.

Ya una vez en el piso 16, la cosa no mejora mucho. El piso es bonito, amplio, alfombrado, de paredes blancas y luces indirectas –como dicta la última moda- pero de mobiliario escaso y hasta parco. Por ejemplo, ya nadie tiene PC’s de escritorio, todos trabajan con laptops que guardan en sus cajones, lo …