Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2009

De princesas y estereotipos.

Yo no sé por qué tanto alboroto:

http://mx.video.yahoo.com/watch/4916110/13092446
(El video ya no existe, pero les traigo este, que es el tráiler de la película "The princess and the frog": http://www.youtube.com/watch?v=PlfGJopHgTA)

Ya había princesas de todos colores y sólo faltaba una princesa negra. Bueno, ahí está.

Y no sólo es negra, también (¡Oh por Dios!) trabaja y se supera a sí misma. Por fin Disney rompió con los estereotipos, dicen los expertos. Nunca debieron haberle hecho tanto caso, digo yo.

Estados Unidos es un país que guerrea (y mata) con gente del medio oriente para lograr "la libertad" (whatever that means) sin entender que la libertad de unos es diferente a la libertad de otros; pero por otro lado, el de adentro, tiene todavía muy arraigado el segregacionismo y aún los mismos estadounidenses (que no americanos, americanos somos todos los que vivimos en éste pedazote de tierra) no se consideran iguales los unos y los otros.

EE.UU. un país de exageraci…

La vida en el espejo

Cuando somos chicos, nuestros papás son todo. Ellos nos cargan las cosas, incluso nos cargan a nosotros, a ellos les contamos los chismes y los volteamos a ver para que nos den confianza para hacer las cosas. Les pedimos dinero para ir a la tienda, y aunque se nos quedan viendo feo al final nos lo dan. Si regresamos a la casa llorando, nos preguntan qué pasó y nos abrazan para que se nos pase el berrinche. Escuchan nuestras mentiras, y de vez en cuando hacen como que nos creen. Nos dicen lo que tenemos que hacer el día de hoy, y nosotros contestamos un "siiii, ya sé" con desgano.

También, cuando lo merecemos, nos regañan y nos hacen ver cuando estamos mal. Incluso, cuando la cosa está muy mal, nos castigan. Y nosotros, haciendo cara de enojo y de "no lo merezco", nos hacemos los ofendidos. No les hablamos un rato y después se nos pasa... todo vuelve a la normalidad.

Pasa el tiempo, y nos hacemos amigos. Los papás ya no educan, sólo aconsejan. Los chismes se hac…