Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2008

Día japonés

Parte 1: Curry Party

Un amigo con el que estudio japonés puso su casa para que varios de sus compañeros de clase y otros amigos con los que se junta fuéramos a aprender a cocinar Arroz con Curry de la mano de uno de sus amigos. Básicamente, él ponía la casa, Daigo (el amigo) ponía el conocimiento y nosotros todo lo demás (ingredientes, chelas y hambre).

Así se hizo. Para no faltar a mi costumbre, llegué temprano a la cita (2:30). Contrario a la suya, David (mi amigo) iba retrasado pues había acompañado a los de su clase de japonés (Daigo incluido) a comprar todo lo necesario. Yo me creí lo de "Ya casi vamos para allá" y me subí a su cuarto a esperar a que llegaran.

Mejor llegaron otros amigos (Óscar y Lalo) que David y compañía. Para este punto yo ya me estaba durmiendo y todavía (por lo que parecía) ellos tardarían mucho más en llegar. Al final, cerca de las 4, llegaron David, Daigo, más amigos y los ingredientes... pero faltaban dos personas que necesitábamos ir a recoger a u…

Autocomplacencia

Hace dos semanas los de danza hicimos una buena acción.

Resulta que hubo un ensayo general para una función en la que sólo íbamos a bailar un danzón hasta el final. El ensayo empezó tarde, las maestras estaban fastidiadas por el retraso y teníamos dos horas y media por delante, así que, mejor, cinco de nosotros fuimos por un café en lo que nos tocaba ensayar.

Fuimos por el café al Jarocho y regresamos. De regreso, nos topamos con una chica que nos hacia señas y nos enseñaba su celular. La pobre se veía desesperada y pronto entendimos por qué: No podía oír. El celular tenía sólo escrito "Metro Zapata".

Como pudimos, le preguntamos qué necesitaba y ella nos dijo (como pudo también) que necesitaba llegar al metro Zapata. Unos a señas, otros gritando y yo con el celular para escribirle por qué manoteábamos todos tratamos de decirle que justo donde estábamos parados (Miguel Ángel de Quevedo y Pacífico) pasaba un camión que la dejaba ahí. Claro, no la íbamos a dejar sola y mientras p…