Trivia (inútil) de su servilleta

  • Puedo hacer la lengua de rollito...
  • ...pero no se silbar
  • No se andar en bicicleta
  • De chiquito podía hacer un squat, ahora me faltan como 10 centímetros para llegar
  • Se coser a mano, en máquina y hacer punto de cruz
  • Me preocupa más aprender coctelería que aprender a hacer arroz
  • Sólo me he arrepentido de dos cosas en la vida (y una de ellas a medias)
  • Tengo los personajes, los lugares y el plot general para una novela gráfica desde hace como 8 años, pero cuando intento desarrollarla nomás no sale >.<
  • Lloré sólo con dos películas: Una mente brillante (La de Russell Crowe) y Solos contra el mundo (Ha buah)
  • Me chocan los títulos traducidos al español de las películas
  • Cambié The legend of Zelda: A link to the past por Magical Quest starring Mickey Mouse (SNES) cuando era niño porque me aburrí pasando el rescate de Zelda
  • He ido al cine solito nada más una vez y fue a ver Bichos
  • Me encanta ver el besibol, el golf y el tenis
  • Odio el futbol americano (sobre todo por que no le entiendo)
  • Tengo un oscuro, muy oscuro pasado pop (¿Pulsar, anyone?)
  • Lo más cercano a poner la mente en blanco que puedo hacer es concentrarme en una canción sin letra, por que si tiene letra empiezo a divagar
  • Todavía quiero el castillo y el barco de Playmobil >.< (algún día)
  • Mi fruta favorita es la mandarina
  • Manejar no me emociona: lo hago por necesidad
  • Tengo muchas muchas ganas de aventarme de un paracaídas pero me da pavor el bungee
  • Tengo una política para los juegos de feria: Nada que me ponga de cabeza
  • Mi mamá me enseñó a alburear, pero también muchos MUCHOS dichos
  • Me da morbo besar a un reggaetonero, pero no me atrevería si lo tuviera enfrente
  • Soy la persona más feliz de la vida mojándome en la lluvia... hasta que me da una gripa que no me puedo levantar en dos días
  • Se me revuelve el estómago al ver dos o más faltas de ortografía en una oración
  • Cuando me tropiezo o me caigo, no me da pena, me da mucha risa
  • Me encantan los buenos comerciales (y sí, he ido a La noche de los publívoros)
  • Tengo un gran fetiche con las camisetas de tirantes (las famosas wifebeaters)
  • Me gusta a qué sabe (si: a qué sabe) cuando se está formando una costra y secretas ese liquidito transparente
  • Cambio sin pensarlo una noche de antro por una de retas de Mario Kart en línea
  • Me muero por volver a probar una paleta Escarcha de las que salían en navidad
  • He leído La historia interminable por lo menos 15 veces
  • Siempre me pregunté qué se sentiría tener los ojos de color... hasta que descubrí que los tenía cafés
  • Cuando era chiquito un amigo de mi papá le propuso que me llevaran para ser actor de doblaje, y yo dije que no por que era mucho tiempo lejos de mi mamá >.<
  • Si yo fuera mujer, sería la chica más hippiosa que conocieran
  • Tengo mi cuarto lleno de cuadernos, sólo por que están llenos de dibujos
  • Hablando de dibujos, yo no tengo ninguno que haya hecho bien, en forma: todos los he regalado
  • Me da más miedo que me ladre un doberman que un temblor
  • Tengo más música de la que puedo oir en 3 años sin repetir
  • Todavía tengo mi cobija cunera (y me cuesta trabajo dormir en mi casa sin ella)
  • Nunca me he roto un hueso y me da curiosidad que pase nomás por traer férula un rato
  • Por una broma pesada de mi papá cuando era niño ahora la mostaza me da asco
  • Los horóscopos de Yahoo en inglés son los que más acertados me parecen
  • Este post autoindulgente se planeó, escribió, subió y formateó mientras estaba en el trabajo con algunas cosas urgentes que hacer.


Sugerencia: Si tienes un blog, haz de esto un meme (osea, en tu blog pon una trivia de tí y sugiérele a los lectores que lo hagan en los suyos).


---
Oyendo: Temper trap - Down river (via Grooveshark)



Señales

Yo creo mucho en las señales que manda la vida. Causalidad, si lo quieren ver así.

Pongamos dos ejemplos: Un buen día, una pulsera que me regaló mi entonces novio se partió limpiamente en dos, de la nada, mientras la traía puesta. A los pocos días empezamos a discutir y... bueno, ahora es un buen amigo. Otra vez, cuando empecé a estar harto de donde trabajaba y parecía que las cosas no mejorarían, me llegaron de bonche varias ofertas de trabajo y ahora trabajo muy feliz en un lugar céntrico, cerca de todo, con más paga y facilidades de horario.

Es más, una incluso está documentada: El día que nos empezamos a mudar del antiguo depa a donde estamos hoy, la sombra de las toallas del baño adoptaron el perfil de mi mamá. Y vivir aquí ha sido bastante placentero. Al menos no se va el agua de la regadera si abres la llave del fregadero.

Como sea, a mí si me parece que Dios/ el Karma/ el Universo/ Jehová/ Chtulhu/ Como quieran decirle nos avienta señales de cómo es que las cosas se van a ir desarrollando para que nosotros tomemos una decisión al respecto. Solo es cosa de fijarse bien y sentir el significado de las cosas.

¿A donde quiero llegar con esto? Bueno, acaba de sucederme otra de esas entre la semana pasada y esta. Les explico:

Gente que ya me conoce de años sabe que de una manera u otra siempre la mitad del año es terriblemente estresante para mí: Primero exámenes, luego trabajo, y siempre la danza. La danza por que por estas fechas es la función del grupo donde estoy, y eso significa ensayos extra, tensión extra y las maestras-directoras y los alumnos gritando y alegando de cualquier cosita cuando el estrés puede cortarse con cuchillo en los ensayos. Pero este año fue diferente... las hostilidades empezaron por ahí de octubre y vinieron con broncas atrasadas, de modo que para cuando llegó abril ya no nos soportábamos los unos a los otros.

Para no hacerles el cuento largo, una semana antes de la función se me perdió la playera del uniforme del grupo. Así, se perdió. La buscamos en la ropa sucia, en la ropa limpia, en las playeras de mi papá, en los portatrajes con el vestuario, le marcamos a mi hermano a Veracruz para saber si no se la había llevado... en todos lados. Nada. Tuve que ir al ensayo en el teatro y a la mera función con una playera parecida, pero con los antecedentes que ya discutimos ya nomás esperaba el guamazo.

Y el guamazo llegó: Dos días después de la función nos marcaron las maestras-directoras del grupo a los hombres del grupo que hay entre semana para decirnos que ya no podíamos tomar clase en ese horario, que sólo los sábados (a un amigo incluso se dieron el lujo de decirle un "si quieren"). Para mi buena fortuna en ese momento yo estaba en un café con varias de las chicas del ensayo, y evitaron que les mentara la madre a las maestras, o que me deprimiera, o todas las anteriores, pero fue un momento muy muy amargo.

Palabras más palabras menos, todas prometieron apoyo incondicional y hablar con las maestras tan pronto se pudiera... aunque por una o por otra no habíamos visto a ninguna de ellas, como si se estuvieran escondiendo.

Afortunadamente, ayer me pude quedar solo y lloré un ratito acerca de este asunto. La danza es muy importante para mí y acabar mal en este grupo y empezar a buscar otro no es algo que me emocionara, pero esa playera perdida significaba algo grande y no podía ignorarlo.

Pero ayer mismo tuve que ver a una de las maestras en una situación poco propicia para el diálogo. Aún así, sin pensarlo, le dije rapidísimo que queríamos hablar para ver cómo arreglábamos esto, y ella en un tono muy sereno solo dijo "Luego hablamos". La conozco y se que no nos dará la vuelta, solo habría que esperar el momento adecuado. Por fin un poco de luz en medio de toda esta maraña.

Nos despedimos, y regresé a mi casa. Ya aquí, empecé a organizar mis ropa para llevarme hoy al trabajo, y sacando mis chones del cajón vi un bulto negro muy grande para ser unos calzones (ni los de Bridget Jones). ¿Ya adivinaron?

La playera estaba hecha bolas, pero ahí estaba. De una pieza, metida inexplicablemente en donde NO debería estar y donde buscamos varias veces (al simpático que está pensado "¡Duh! Ahí estuvo siempre" yo le respondo: ¿En el cajón de los chones? ¿Ese que abro diario? Lo hubiera notado antes, ¿no?)

Lo dicho: Yo creo mucho en las señales que me manda la vida. Ya me mandó una bastante amarga; veamos si esta vez, así como la playera salió de enmedio de los chones, la solución a nuestro problema en el ensayo sobresale de entre toda la mala vibra de los últimos meses y nos favorece a todos.


---
Oyendo: Enya - Book of days