Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2016

Nabana no sato

En la recepción del dormitorio donde nos estábamos quedando nos sugirieron visitar un lugar llamado Nabana no sato (なばなの里) que no estaba exactamente cerca, pero valía la pena las tres horas a lomo de burro.

Total que dijimos casi todos que sí. "Casi todos" significa no menos de 15 latinos ruidosos muy perdidos y casi recién llegados al otro lado del mundo (o el futuro, como me decía un amigo). El rollito de la estación de trenes ya lo escribí por acá, pero si les da flojera dar un clic extra se los resumo: nos separamos en dos grupos. El grupo en el que iba yo salió un tren atrasado.

No era mentira eso de que no estaba cerca, al menos en estándar japonés. Google Maps me azota en la cara que hicimos una hora y piquito entre caminar, perdernos en la estación, tomar el tren, bajarnos y perdernos en la estación para tomar el bus que, finalmente, nos llevaría a la puerta del parque temático. Pero valió cada minuto el viaje; tanto por el viaje en sí (cruzando arrozales, ríos, lagu…