Los libros usados

Después de comer, siempre es bueno caminar un ratito para que el estómago trabaje mejor; así además no nos da sueño en la oficina y no se nos hace tanta lonja de estar todo el día sentados.

Bueno, pero de eso no se trata este post. Después del comercial (come frutas y verduras), ahí voy: Caminaba yo en la tarde después de la hora de la comida, luego de irme a comprar una nieve triple de zapote, mandarina y pétalos de rosa (en su Tepoznieves favorito), cuando me fui a meter a una callecita atrás del palacio de Correos, acá en el centro, donde venden puros libros usados.

Libros de todo, en realidad: Manuales de "Química moderna" de 1960, libros de catequesis en francés, "De profundis" (de Wilde), "Colección de clásicos de la literatura antropológica en México", "Rayuela" (de Cortázar), los libros de Time Life, Marcel Proust en inglés, "100 héroes nacionales" (un libro como del '50), Sócrates, Burroughs, Pirandello, diccionarios... en fin, me entienden.

De entre todos esos, me llamó la atención un libro que me faltaba de una colección de libros-historieta que me gusta mucho: "México, historia de un pueblo", un esfuerzo de la SEP en 1980 (coordinada por Paco Ignacio Taibo II y dibujada por Sealtiel Alatriste) para hacer la historia más entretenida por medio de algunos relatos sencillos que se cruzan con eventos históricos. Yo compré el tomo 4 ("La venganza del faisán y del venado - La rebelión de Canek") en sólo 40 pesitos. Y el libro, que tiene 30 años, sólo tiene una esquina de la contraportada doblada.

Mas endelantito vi otros dos libros, mucho MUCHO más modernos (digamos, del año pasado) que también llevo tiempo queriendo, "El león y el arcángel, antología de cuentos italianos del siglo XX", y "Diccionario breve de mexicanismos". NUEVOS, les digo. Completos, sin rayar, sin doblar, la pasta todavía brilla... casi recién salidos, pues. ¿Ya vieron el precio en las páginas? A mí me los daban en $60 y $80, respectivamente. Dios, el del puesto donde vi el primero me lo rebajaba a $50 pesos si me lo llevaba. Con el corazón en la mano (y la cartera vacía) dije que no, pero regresaré pasadita la quincena, a ver si los alcanzo.

Aquí es donde lanzo mi pregunta: ¿Cómo es que alguien puede vender sus libros? ¿Quién determina cuánto vale uno y cuánto vale otro, y con base en qué? En internet el tomo 10 de la serie "Historia de un pueblo" se vende en $210 (y ya se ve jodidón) pero estoy segurísimo que revolviéndole en las librerías de viejo lo puedo conseguir en no más de $60.

El por qué venderlos me queda más o menos claro. Yo tengo aquí desde cuando nos cambiamos unos libros de Time Life que no me gustan que, se supone, "iba a vender" par desocupar espacio pero no me animo. No los leo, no me sirven, nomás me estorban, pero prefiero tenerlos acumulando polvo que yendo a una librería de viejo a que me regateen por su precio. Vaya, tengo un libro de 1981 pegado con diurex que todavía releo de vez en cuando.

Esa es otra cosa: El estado de los libros. Conozco dos escuelas de pensamiento al respecto. La primera dice que los libros se cuidan y no se maltratan, y la segunda que los libros son para rayarse, doblarse, hacerse tubito y anexas, pues no son piezas de aparador. A mí mi mamá me crió con la primera y conforme pasó el tiempo me fui haciendo una opinión mas neutra: si, los libros son para usarse, pero no hasta dejarlos inservibles.

Cruzando ideas, si vemos los libros como objeto, el hecho de que los que mencioné arribe estén casi nuevos es como para que se vendan mínimo en $100, ¿no? Pero no, se venden en menos. ¿Es que están tan feos los libros como para que los regateen? Supongo que no (al menos del diccionario se que van por la tercera reimpresión o algo así).

¿Entonces qué carajos pasa que la gente vende sus libros casi nuevos? ¿No les sacarán provecho, no les hallan el modo, no les habrán transmitido nada? Incluso así, yo regalaría el libro, seguro a alguien que conozco el libro sí le diría algo.

Pero eso es lo que yo haría, al final. ¿Usted qué opina?


---
Oyendo: Son de Madera - Las olas del mar