Los libros usados

Después de comer, siempre es bueno caminar un ratito para que el estómago trabaje mejor; así además no nos da sueño en la oficina y no se nos hace tanta lonja de estar todo el día sentados.

Bueno, pero de eso no se trata este post. Después del comercial (come frutas y verduras), ahí voy: Caminaba yo en la tarde después de la hora de la comida, luego de irme a comprar una nieve triple de zapote, mandarina y pétalos de rosa (en su Tepoznieves favorito), cuando me fui a meter a una callecita atrás del palacio de Correos, acá en el centro, donde venden puros libros usados.

Libros de todo, en realidad: Manuales de "Química moderna" de 1960, libros de catequesis en francés, "De profundis" (de Wilde), "Colección de clásicos de la literatura antropológica en México", "Rayuela" (de Cortázar), los libros de Time Life, Marcel Proust en inglés, "100 héroes nacionales" (un libro como del '50), Sócrates, Burroughs, Pirandello, diccionarios... en fin, me entienden.

De entre todos esos, me llamó la atención un libro que me faltaba de una colección de libros-historieta que me gusta mucho: "México, historia de un pueblo", un esfuerzo de la SEP en 1980 (coordinada por Paco Ignacio Taibo II y dibujada por Sealtiel Alatriste) para hacer la historia más entretenida por medio de algunos relatos sencillos que se cruzan con eventos históricos. Yo compré el tomo 4 ("La venganza del faisán y del venado - La rebelión de Canek") en sólo 40 pesitos. Y el libro, que tiene 30 años, sólo tiene una esquina de la contraportada doblada.

Mas endelantito vi otros dos libros, mucho MUCHO más modernos (digamos, del año pasado) que también llevo tiempo queriendo, "El león y el arcángel, antología de cuentos italianos del siglo XX", y "Diccionario breve de mexicanismos". NUEVOS, les digo. Completos, sin rayar, sin doblar, la pasta todavía brilla... casi recién salidos, pues. ¿Ya vieron el precio en las páginas? A mí me los daban en $60 y $80, respectivamente. Dios, el del puesto donde vi el primero me lo rebajaba a $50 pesos si me lo llevaba. Con el corazón en la mano (y la cartera vacía) dije que no, pero regresaré pasadita la quincena, a ver si los alcanzo.

Aquí es donde lanzo mi pregunta: ¿Cómo es que alguien puede vender sus libros? ¿Quién determina cuánto vale uno y cuánto vale otro, y con base en qué? En internet el tomo 10 de la serie "Historia de un pueblo" se vende en $210 (y ya se ve jodidón) pero estoy segurísimo que revolviéndole en las librerías de viejo lo puedo conseguir en no más de $60.

El por qué venderlos me queda más o menos claro. Yo tengo aquí desde cuando nos cambiamos unos libros de Time Life que no me gustan que, se supone, "iba a vender" par desocupar espacio pero no me animo. No los leo, no me sirven, nomás me estorban, pero prefiero tenerlos acumulando polvo que yendo a una librería de viejo a que me regateen por su precio. Vaya, tengo un libro de 1981 pegado con diurex que todavía releo de vez en cuando.

Esa es otra cosa: El estado de los libros. Conozco dos escuelas de pensamiento al respecto. La primera dice que los libros se cuidan y no se maltratan, y la segunda que los libros son para rayarse, doblarse, hacerse tubito y anexas, pues no son piezas de aparador. A mí mi mamá me crió con la primera y conforme pasó el tiempo me fui haciendo una opinión mas neutra: si, los libros son para usarse, pero no hasta dejarlos inservibles.

Cruzando ideas, si vemos los libros como objeto, el hecho de que los que mencioné arribe estén casi nuevos es como para que se vendan mínimo en $100, ¿no? Pero no, se venden en menos. ¿Es que están tan feos los libros como para que los regateen? Supongo que no (al menos del diccionario se que van por la tercera reimpresión o algo así).

¿Entonces qué carajos pasa que la gente vende sus libros casi nuevos? ¿No les sacarán provecho, no les hallan el modo, no les habrán transmitido nada? Incluso así, yo regalaría el libro, seguro a alguien que conozco el libro sí le diría algo.

Pero eso es lo que yo haría, al final. ¿Usted qué opina?


---
Oyendo: Son de Madera - Las olas del mar



10 comentarios:

Din dijo...

Yo no puedo vender ni regalar los libros que me gustan... los que no me gustaron, equis, pero mis favoritos... se quedaran conmigo el resto de mis dias (2012?)

Vamos todos a emboscar a los vendedores y sacarles libros buenos y baratos!

Gilgamesh dijo...

Admito que no soy un lector frecuente de libros, si bien el hábito de la lectura lo tengo desde niño; apenas hace un par de años me he dado la oportunidad de andar en librerías y comprar algo que me llame la atención.

Curiosamente no se me ha ocurrido ir a un bazar de libros usados, normalmente los que he comprado son nuevos y no tan caros, afortunadamente (recientemente compré un muy completo libro sobre gatos), y una historia sobre "Chucho el Roto", además de "El filo de tu piel".

Empero, no estoy seguro si llegue a vender alguno de mis libros en algún momento.

Inque Ink dijo...

Lindo siempre es leerte, y yo leo mucho, y en casa los libros estan por toda ella, en la sala, en los cuartos, en el comedor y en la cocina, un libro adornando un librero me parece la peor aberracion, un libro debe leerse, reelerse, fluir, pasar de mano a mano, yo he perdido varios libros asi, que no regresan a mi, el consuelo que me queda es que alguien mas lo leyo, tambien hay libros que me gustan mucho y cuando alguien me los pide prefiero comprar y obsequiar una copia, respecto de los libros usados, por tiempo yo casi no busco, pero mi hermanito es afecto a hacerlo y ha encontrado verdaderas joyas de 20 y hasta 10 pesos, en pasta gruesa, en fin la lectura es una sana pasion que practico, y reafirmo los libros guardados no sirven deben rolar y abrirse para estar vivos....

Saludos Toñiño

midnighter21 dijo...

Mi niño hermoso! Q gusto leerte!

Fijate que la tercera opción que desarrollaste es tmb una escuela. La que dice que libro que no se ha rayado, no se ha leido, siempre que esto no suponga una mutilación del libro o rayones que impidan su lectura. Subrayado eficiente y notas al margen están bien.

Lo que no creo poder es vender ni regalar ninguno de mis libros. En alguna ocasión me vi presionado para regalar un par, y hasta la fecha hago berrinche cuando lo recuerdo.

Amo mis libros casi tanto como a mis discos, y no me pienso despedir de ninguno de ellos. Además, la misma maestra que me enseñó la tercera escuela decía que "Un libro que no vale la pena leer 2 veces, no vale la pena leerlo 1", y tiene razón. (Gracias Lic. Licea)

Los que me parecen horrendos (como uno de historia sexual del clero que incluía la brillantísima afirmación de que el encierro enloquecía a los sacerdotes hasta la homosexualidad) de plano los destruyo para que nadie tenga que pasar la misma tortura que yo, por ese ejemplar.

Felicidades por estar abierto a darles un nuevo hogar a los libros usados!!!

Jali dijo...

Pues te dire... un libro sin mas ni mas, es un objeto. Queramos o no, lo que estos nos dejen es muy diferente.

Porque vender libros usados? has pensado en que la gente no tiene baro? yo opino que puede ser por eso. Otra puede ser que simplemente coleccionan libros para guardarlos unos años y venderlos( el chavo con el que vivo hace eso con las cajetillas de camel, y creeme... saca mucho baro)

Para que la gente lea un libro le tiene que costar(nieguenlo!) si te lo regalan, no lo lees, Si te lo prestan, lo guardas por que sabes que nomas lo regresas y como si nada.(Eso pasa muy seguido... he prestado bastantes libros)

Y pues desafortunadamente un libro esta hecho para que se quede en un papel. Alla tu lo que quieras tomar de el. Si lo maltratas, si lo forras, si lo cuidas. Alla tu, pero la gente puede vender, rematar, regatear(entiendase:NO REGGAETONEAR ja) o hasta hacer negocio con sus libros.

Ahora... yo venderia un libro? si me dicen cuanto? lo pensaria...

Es mas culero para un escritor tener un libro haciendo espacio y llenando sus pastas con polvo... que sacandole 60 baros y seguir esparciendo el escrito...
Saludos chavo...

Anónimo dijo...

Tus mezclas de helado son muy raras. Pero ese no es el tema.

Apoyo mucho el comentario de aquí arriba, no hay lana y los libros son caros en este país, peor aún, si tratas de conseguir autores actuales.

La calle de Donceles es el universo del libro de segunda mano por si continua tu curiosidad, son librerías grandes GRANDES de esas para practicar alpinismo cuando quieres un libro que se encuentra hasta la cima de su estante, estas tienditas tienen el plus de que no solo encuentras libros baratos prácticamente nuevos y de todo tipo de temas, también tienen esa atmosfera de olores y colores. Si bien parece que esta es una especie de "negocio" o "rebaja" del valor (no monetario) de un libro creo que es todo lo contrario, es poner la lectura al alcance de todos y también así como tu encontraste tu libro que te emociono tanto, hay muchas historias de otras personas: de las que encuentran sus libros en pasta dura, de las que encontraron libros que ya no se editan, los que están en sus idiomas originales y generalmente salen caros en las librerías, la de las ediciones que vienen en un libro impreso en una hojota con dual que tienes que ir desprendiendo a cada página y que nadie ha leído nunca (ah! que bonito se sienten esos libros) y más sorpresas por el estilo.

En cuanto a tus escuelas de pensamiento, yo voto por una mezcla de todas, hay libros que dan ganas de cuidarlos y conservarlos casi intactos, no prestarlos; pero hay otros que dan ganas de rayarlos, de hacerlos más tuyos, de releer fragmentos, de que alguien mas lo lea contigo y que también lo raye o le pegue cosas. ¿No crees que el espíritu de Wilde, Borroughs, Bukwoski (o el que quieras poner en esta frase) digan RA-YA-ME!!!? Seguro serían felices de dar ese impulso a alguien.

En cuanto a tus libros que ya no uses y solo ocupan espacio, deberías hacer una selección de lo que ya no quieres y regalarlos a tus amigos y no sentirte mercenario de la lectura al venderlos, ooooo la otra opción puedes participar en un circulo que ya lleva unos siete años, se llama LIBRO LIBRE y los días siete de cada mes liberas un libro en un lugar público: en un café, en un parque, en tu lugar favorito de la cuidad... escribes la dedicatoria para algún extraño y así se van de mano en mano. Incluso tienen FaceBook, los encuentras como “Movimiento Libro Libre”.

Chouch.

Anthony stark dijo...

Estoy de acuerdo con jali ponte a pensar antes de criticar si no hay varo q quieres q se haga en ese caso ni modo con el dolor del alma tienes q.hacer lo q tienes q hacer si tu nunca haz tenido la.necesidad de nunca vender algo que.quieres mucho por la necesidad chido por ti y ojala nunca lo tengas q hacer pero espero y un dia lo hagas para ver q se siente

Gonzalo Ramos Aranda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gonzalo Ramos Aranda dijo...

YO . . . EL LIBRO USADO

“Soy conocimiento, luz y pensamiento.”

Orgulloso grito
mi origen bendito,
nací en una imprenta,
sin mancha ni afrenta.

Deseado, . . . amado,
salí encuadernado
del taller, cordial,
de una editorial.

Crecí en los estantes,
baldas, confortantes,
pasé varios años
en los entrepaños.

Anaquel, repisa,
sin correrme prisa,
me mostré en vitrinas,
algunas muy finas.

Probé aparador,
también mostrador,
sabia estantería,
de una librería.

Por cierto descuido,
caí en el olvido,
sólo, sin respaldo,
viví siendo saldo.

En bodegas varias,
sintiéndome paria,
estuve apilado,
dañado, . . . cansado.

Lleno de pesares,
conocí bazares,
anduve en las “ferias”
de las periferias.

En tianguis de barrio,
padecí “mal fario”,
sentí escalofrío,
toqué suelo frío.

Sufrí, cual gusano,
fui de mano en mano,
de gente ignorante,
conducta aberrante.

“Cháchara”, me dicen,
“viejo”, me maldicen,
arrancan mis pastas,
preciosas y castas.

Me rompen las hojas,
que lucen añosas,
me pisan, me avientan,
mi ser desalientan.

Hoy, luzco maltrecho,
mas no soy desecho,
aunque estoy “usado”, . . .
quiero ser comprado.

Respeto exijo,
con celo prolijo,
requiero cuidado,
ser revalorado.

Pues, no soy “pirata”,
de tinta barata,
cultura contengo,
a eso me atengo.

Necesito, urgente,
por lúcida gente,
ser reglamentado
y . . . dignificado.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 15 de octubre del 2007
Dedicado a mi papá, Gonzalo Ramos Amaya (QEPD)
Reg. SEP Indautor No. 03-2008-071113112400-14

Julian Vargas dijo...

Hace como 3 meses yo compre en una pagina que me recomendaron compañeros de la universidad, la verdad el único detalle es que los libros tardan una semana en llegar pero no te cobran el envío, hemos comprado en varias ocasiones y sin problema, como sabemos que tardan esa semana pues cada uno encarga el suyo con anticipación, te atienden bien por correo porque por su pagina de facebook tardan un poco en contestarte, les dejo el link por si alguien quiere echarle un vistazo www.libroenpuerta.com.mx