Ir al contenido principal

La vida en el espejo

Cuando somos chicos, nuestros papás son todo. Ellos nos cargan las cosas, incluso nos cargan a nosotros, a ellos les contamos los chismes y los volteamos a ver para que nos den confianza para hacer las cosas. Les pedimos dinero para ir a la tienda, y aunque se nos quedan viendo feo al final nos lo dan. Si regresamos a la casa llorando, nos preguntan qué pasó y nos abrazan para que se nos pase el berrinche. Escuchan nuestras mentiras, y de vez en cuando hacen como que nos creen. Nos dicen lo que tenemos que hacer el día de hoy, y nosotros contestamos un "siiii, ya sé" con desgano.

También, cuando lo merecemos, nos regañan y nos hacen ver cuando estamos mal. Incluso, cuando la cosa está muy mal, nos castigan. Y nosotros, haciendo cara de enojo y de "no lo merezco", nos hacemos los ofendidos. No les hablamos un rato y después se nos pasa... todo vuelve a la normalidad.

Pasa el tiempo, y nos hacemos amigos. Los papás ya no educan, sólo aconsejan. Los chismes se hacen compartidos, compramos cosas a mitades, se hablan las diferencias, nos ayudamos mutuamente y a veces nos cubrimos cuando no queremos contestar el teléfono o ir a algún lado. Nos sentamos juntos a ver la tele, puedes hablar con ellos horas y hasta te ofreces a preparar café para todos. Siempre existe el respeto y la jerarquía, pero las fronteras entre padres y amigos se hace cada vez más difusa.

Pero después las cosas, curiosa y lentamente, empiezan a cambiar. Es tan natural que no lo notas hasta que ya sucedió, pero eventualmente pasa: Te vuelves papá de tus papás.

Sí, parece de lo más disparatado, pero así es: ellos se vuelven viejos y, comprobando la sabiduría popular, se vuelven como niños chiquitos y todo comienza a ser al revés:

Les cargamos las cosas para que no se cansen, incluso se recargan en nosotros, ellos nos cuentan los chismes y cuando algo no les sale, acuden a nosotros para pedirnos un consejo. Nos piden dinero prestado para el resto de la quincena y, aunque los vemos feo porque a nosotros nos hace falta, se los damos. Si están enojados, les sacamos la sopa (porque sabemos cómo hacerlo) y los escuchamos hasta que se sienten mejor. Escuchamos algunas de sus mentiras, y de vez en cuando hacemos como que les creemos. Les decimos de los compromisos que hay para la semana, y nos lanzan un "siiii, ya sé" con desgano.

También, cuando hicieron algo mal, los regañamos y les decimos lo que no nos pareció. Y ellos, haciendo cara de enojo y de "no lo merezco", se hacen los ofendidos. No nos hablan un rato y después se les pasa... todo vuelve a la normalidad.


Pero es la época en la que más los disfruta uno. Cuando uno puede platicar más a gusto con ellos, aunque parezcan niños chiquitos y haya que cuidarlos de todo. Y por eso, hay que cuidarlos lo más que se pueda, porque cuando no están, uno los extraña muchísimo...


---
Oyendo: Sum 41 - Makes no difference

Comentarios

Eriol dijo…
Hehehe, tienes mucha razon, eso es cuando vives en una familia normal... o sera que a mi no se me da mucho el amor filial?

Naaah, lo que pasa es que soy muy raro... entre otras cosas.

Oyeeeeeeeeeeeeeee!! Te extraño un chingo!! :(

Entradas más populares de este blog

Como sacar tu pasaporte en el DF (drama incluído)

Disclaimer (o lo que es lo mismo, "zafo"): 


Esta fue mi pura experiencia haciendo el trámite y no estoy afiliado ni comprometido ni amenazado por la S.R.E. 


Que conste que esto que relato solo aplica, hasta donde se, cuando vas a hacer el trámite directamente al edificio de Tlatelolco en el D.F., que es el mero mero de la expedición de los pasaportes.  El único fin de esta crónica es ayudar a los que van a hacer el trámite de primera vez (y si cabe, de renovaciones) para que no lleguen en la lela y a la aventura como me pasó a mí.


Advertidos todos.

---

Edición (octubre 2015)
Me da un montón de gusto que mi drama evite dramas en la hora de la verdá, pero también me da mucha pena que revisando los otros mensajes de Facebook descubro que alguien me mandó un mensaje al respecto de este post... hace dos años >_<

Para evitarnos problemas, ya sea que dejen un comentario acá abajo (me llegan las notificaciones al correo) o directamente me manden un correo, que está aquí a un lado -s…

La triste historia de Toño y su visa desalmada

Bueno,
Después de mucho tiempo, ahora sí tuve chance de escribir la parte del trámite de la visa.   El por qué anduve tan falto de tiempo es cosa de otro post. Mientras, aquí les voy:
Disclaimer (de nuevo):
Esta es mi experiencia al hacer el trámite de la visa de turista para Estados Unidos. Ni garantiza que el trámite es siempre así, ni que por que yo lo haya dicho así tiene que ser. De preferencia llévense todos los documentos probatorios que puedan, es más fácil cargar dos kilos de papel que darse de topes en la pared por que faltó un documento.
De la misma manera, no estoy afiliado, comprometido, amenazado, subsidiado, respaldado, advertido ni nada de eso por la Embajada de Estados Unidos de América en México. Este texto es simplemente para dar a conocer mi experiencia con el trámite y para servir un poco de guía para quien va a hacer su trámite por primera vez. 
No se vale decir "a mí nadie me dijo".
---
Parte I: Online [Ojo: Esta parte es más bien una guía y es un poco larga. …

Tokio - primera visita... parte dos

Les mentí ligeramente. Hasta principios de diciembre estuve como ropa interior de vendedora de caricias, pero en todo caso el año nuevo pegó con tubo y hasta ahora tengo chance de escribir. Sus Mercedes disimulen.

Hablemos de los siguientes dos días de este viaje a Tokio un poco más rápido o se nos va la vida aquí. Trataré de ser conciso pero lo más explicativo posible.

---

El día dos lo empezamos muy muy temprano. Como a las 5:30 de la mañana. La razón es que la organizadora del viaje quería conocer el mercado de Tsukiji (築地), que es el mercado de comida del mar más grande de Japón.

Nos "metimos a bañar" en un ofuro (お風呂) público. Es decir, un baño público sin divisiones, lo que permite hacer una comparación bastante decente entre Japón y Latinoamérica, if you catch my drift. Aquí una parte del grupo nos falló: el gordito no quería que viéramos toda su exuberancia en el ofuro, otro chico traía su propia agenda, y una chica simplemente dijo que no; de modo que seis de la mañan…