Ir al contenido principal

Toño en Monterrey 1: Cuando te toca, aunque te quites

Ya se que esto está hasta con telarañas, lo siento mucho.

Pero es que de verdad la segunda mitad del año ha corrido como si la fueran persiguiendo. Además, con todo lo que involucró el viaje tuve demasiadas cosas en que pensar antes de venir por estos lugares a pasar lista.

¿Ah, como? ¿No sabían que me fui de viaje? Sí amiguitos: Me fui a Corea del sur dos semanas y media a bailar. Fue un viaje de esos que te cambian la vida pero esa crónica, que es larga y extensa, es para otro día con más calmita, por que de los twitts que mandé periódicamente mientras estuve allá salieron 27 páginas de Word. Déjenme recuperar el ritmo de escribir y con gusto se los cuento.

Pero hoy nos ocupa un viaje más... austero, digamos. Todo comenzó cuando empecé a recuperar la rutina de regreso del otro lado del mundo.

Antes de irme a Corea quedé con un amigo que cuando regresara del viaje lo acompañaría a Monterrey a un festival de cine, e incluso pondría mi coche para el trayecto. Pero no contaba con que regresando tendría mucho trabajo pendiente que necesitaba sacar el fin de semana, así que arreglé todo para que aunque yo no pudiera ir el coche -un Stratus- sí pudiera viajar hasta el norte. El jueves a media noche pasó este amigo, Rodolfo, junto con otro chico (que manejaría hasta allá) por el coche y todo parecía ir en orden. Según lo que me cuentan, salieron a las cinco de la mañana del viernes con el suficiente tiempo para hacer las pruebas necesarias antes de las funciones del fin de semana.

Toda la mañana del viernes estuve recibiendo mensajes relajados de mi amigo acerca del viaje, hasta que cerca del medio día llegó un mensaje que dice "Se nos tronó una banda en plena carretera. Estamos bien.". 

A pesar de que me puso alerta que el coche se haya descompuesto, traté de mantener la calma y no hacer muchas olas, máxime que de verdad estaba muy atorado con el trabajo. Sin embargo, como para las seis de la tarde había pocas señales de vida le estuve marcando a Rodolfo para saber que había pasado. Para no hacerles el cuento largo, el coche los dejó tirados dos casetas antes de Monterrey, habían querido llegar empujando el coche y a los cuatro kilómetros alguien se apiadó de ellos y los botó donde un mecánico hideputa que cobró una bomba de agua en $1,300 (recuerden el precio) y aprovechándose de la situación estaba de una vez juntando para Navidad... tanto así que llegó al descaro de querer cobrar $13,000 por cambiar toda la maquinaria.

Eso, como pueden adivinar, fue el resumen de toda una tarde de mensajes y llamadas a larga distancia que terminaron en que a las dos de la mañana, con el consecuente dolor de estómago por la presión de que ellos no llegaran a dar las funciones a tiempo, llegar al punto de tener en el teléfono de base al seguro y en el celular a Rodolfo, y que de verdad parecía que no avanzábamos en nada decidiera mejor que el seguro les mandara una grúa desde SLP que los arrastrara hasta Monterrey. Yo hubiera esperado que el trámite fuera más sencillo, pero la verdad es que viendo la dificultad que había para gestionar todo desde el D.F. (y lo que faltaba para ver el mecánico, además de que ellos estarían en el cine) hizo que con toda la resignación del mundo decidiera ir hasta la sultana del norte. Demos gracias a Dios por hacer páginas de compras de boletos de avión que funcionan a las 3am.

Al día sig... bueno, siete horas y media después y todavía con un poco de mareo por el estrés, mi papá me dejaba en el aeropuerto para documentar mi morralito con un pantalón, dos playeras y tres chones que iban todos cubriendo a la computadora, ya que de verdad tenía trabajo atrasado. Cerca del mediodía abordamos y un ratito más tarde, a casi una semana exacta de haberme bajado de un avión desde el otro lado del mundo, despegaba de nuevo pero esta vez rumbo a la misión de rescate de tres chilangos y un coche descompuesto.

Lo que pasó en Monterrey, propiamente dicho, vendrá en bonitos fascículos coleccionables tan pronto los acabe de escribir. Si le cambian de canal se lo pierden.

---
Oyendo: Utada Hikaru - Letters

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Como sacar tu pasaporte en el DF (drama incluído)

Disclaimer (o lo que es lo mismo, "zafo"): 


Esta fue mi pura experiencia haciendo el trámite y no estoy afiliado ni comprometido ni amenazado por la S.R.E. 


Que conste que esto que relato solo aplica, hasta donde se, cuando vas a hacer el trámite directamente al edificio de Tlatelolco en el D.F., que es el mero mero de la expedición de los pasaportes.  El único fin de esta crónica es ayudar a los que van a hacer el trámite de primera vez (y si cabe, de renovaciones) para que no lleguen en la lela y a la aventura como me pasó a mí.


Advertidos todos.

---

Edición (octubre 2015)
Me da un montón de gusto que mi drama evite dramas en la hora de la verdá, pero también me da mucha pena que revisando los otros mensajes de Facebook descubro que alguien me mandó un mensaje al respecto de este post... hace dos años >_<

Para evitarnos problemas, ya sea que dejen un comentario acá abajo (me llegan las notificaciones al correo) o directamente me manden un correo, que está aquí a un lado -s…

La triste historia de Toño y su visa desalmada

Bueno,
Después de mucho tiempo, ahora sí tuve chance de escribir la parte del trámite de la visa.   El por qué anduve tan falto de tiempo es cosa de otro post. Mientras, aquí les voy:
Disclaimer (de nuevo):
Esta es mi experiencia al hacer el trámite de la visa de turista para Estados Unidos. Ni garantiza que el trámite es siempre así, ni que por que yo lo haya dicho así tiene que ser. De preferencia llévense todos los documentos probatorios que puedan, es más fácil cargar dos kilos de papel que darse de topes en la pared por que faltó un documento.
De la misma manera, no estoy afiliado, comprometido, amenazado, subsidiado, respaldado, advertido ni nada de eso por la Embajada de Estados Unidos de América en México. Este texto es simplemente para dar a conocer mi experiencia con el trámite y para servir un poco de guía para quien va a hacer su trámite por primera vez. 
No se vale decir "a mí nadie me dijo".
---
Parte I: Online [Ojo: Esta parte es más bien una guía y es un poco larga. …

Tokio - primera visita... parte dos

Les mentí ligeramente. Hasta principios de diciembre estuve como ropa interior de vendedora de caricias, pero en todo caso el año nuevo pegó con tubo y hasta ahora tengo chance de escribir. Sus Mercedes disimulen.

Hablemos de los siguientes dos días de este viaje a Tokio un poco más rápido o se nos va la vida aquí. Trataré de ser conciso pero lo más explicativo posible.

---

El día dos lo empezamos muy muy temprano. Como a las 5:30 de la mañana. La razón es que la organizadora del viaje quería conocer el mercado de Tsukiji (築地), que es el mercado de comida del mar más grande de Japón.

Nos "metimos a bañar" en un ofuro (お風呂) público. Es decir, un baño público sin divisiones, lo que permite hacer una comparación bastante decente entre Japón y Latinoamérica, if you catch my drift. Aquí una parte del grupo nos falló: el gordito no quería que viéramos toda su exuberancia en el ofuro, otro chico traía su propia agenda, y una chica simplemente dijo que no; de modo que seis de la mañan…