Ir al contenido principal

Newton en domingo

¿Han oido de la Tercera Ley de Newton?

"A toda acción corresponde una reacción, de igual magnitud y en dirección opuesta"

En palabras simples, para una fuerza positiva de, digamos, 10, debe haber una acción negativa de -10 para lograr el equilibrio.

Pocas veces me había tocado presenciar las verdades de esa ley como el domingo pasado. Tuve una función a las 12 del día, para la cual no tuve ningún problema: El tráfico tranquilo, el chico con el que me fuí (que sabía cómo llegar al teatro) normalmente es muy impuntual y hoy llegó temprano, encontramos estacionamiento a la primera en pleno Tlatelolco (una zona de la Ciudad de México MUY densamente poblada), y lo mejor, bailamos estupendamente bien: parejitos, con fuerza, con proyección... de 10 el asunto.

Incluso, de tan bonito, nos llamaron para otros dos proyectotes antes de acabar el año, y uno más para finales del próximo. Las maestras no cabían de emoción y de orgullo, y todos nosotros estábamos felices de haber impactado a todo mundo, incluídos nosotros mismos.

La cosa es que tanta buena energía no es gratuita. Desde el momento en que pisé me casa de regreso, todo funcionó mal. Mi mamá enferma, mi hermano de malas y discutendo con mi papá, Carlos con alguna bronca existencial en la que, tratando de evitar involucrarnos a tres amigos, nos metió hasta el fondo (así de complicado como se oye), caray, hasta la gata estaba alterada: parece que me quise suicidar por las marcas de las garras en la muñeca.

Y por si eso fuera poco, la salida que teníamos programada en familia se vio opacada por las broncas que Arturo y mi mamá solitos hacen, deshacen, dejan crecer y luego no quieren reconocer y delegan en otros. Mi papá y yo decidimos salir y dejar que Arturo se gastara el hígado (era él o nosotros), pero a la mera hora le remordió el corazón y nos pidió esperarlo "5 minutos" que se conviertieron en 20 (en los que se metió a bañar, escogió su ropa, se vistió, se peinó, cerró el messenger y le mandó un mensaje a la novia).

Escogimos el cine, y ¿por qué no?, la función que queríamos ver estaba hasta muy tarde y decidimos ver otra película.

Efectos secundarios es una película mexicana que habla de algo más que cumplir 30 y vivir para contarlo. Habla de lo diferente que podemos llegar a ser de lo que queríamos en verdad, de los sueños rotos, de las promesas olvidadas, de correr y correr y ver que no salimos del mismo lugar. Pero también de la necedad y necesidad por salir del hoyo y de los sueños escondidos, ésos que nos pueden dar el empujón para saltar fuera pero que por ser contrarios a lo que somos ahora no podemos (o no queremos) realizar.

La película la viví muy de cerca. Hay cosas que me han pasado muy similares, otras que no, pero al final, salí con la intención de hacer las paces con el día, y con todo lo que había pasado.

Y sí, encontré mi equilibrio.

Un día muy complicado, de emociones muy contradictorias, pero así son las leyes de la naturaleza: Como relojito suizo.

Sigo alterado, por cierto. Algunas de las cosas negativas no se han ido.



Oyendo: Pauline en la playa - Aire (Del disco tributo a Mecano)

Comentarios

One Man Guy dijo…
Eso quiere decir que si me dedico a rechazar a alguien con vehemencia se sentirá irresistiblemente atraido a mí con la misma energía???

What's wrong, by the way?

Entradas más populares de este blog

Como sacar tu pasaporte en el DF (drama incluído)

Disclaimer (o lo que es lo mismo, "zafo"): 


Esta fue mi pura experiencia haciendo el trámite y no estoy afiliado ni comprometido ni amenazado por la S.R.E. 


Que conste que esto que relato solo aplica, hasta donde se, cuando vas a hacer el trámite directamente al edificio de Tlatelolco en el D.F., que es el mero mero de la expedición de los pasaportes.  El único fin de esta crónica es ayudar a los que van a hacer el trámite de primera vez (y si cabe, de renovaciones) para que no lleguen en la lela y a la aventura como me pasó a mí.


Advertidos todos.

---

Edición (octubre 2015)
Me da un montón de gusto que mi drama evite dramas en la hora de la verdá, pero también me da mucha pena que revisando los otros mensajes de Facebook descubro que alguien me mandó un mensaje al respecto de este post... hace dos años >_<

Para evitarnos problemas, ya sea que dejen un comentario acá abajo (me llegan las notificaciones al correo) o directamente me manden un correo, que está aquí a un lado -s…

La triste historia de Toño y su visa desalmada

Bueno,
Después de mucho tiempo, ahora sí tuve chance de escribir la parte del trámite de la visa.   El por qué anduve tan falto de tiempo es cosa de otro post. Mientras, aquí les voy:
Disclaimer (de nuevo):
Esta es mi experiencia al hacer el trámite de la visa de turista para Estados Unidos. Ni garantiza que el trámite es siempre así, ni que por que yo lo haya dicho así tiene que ser. De preferencia llévense todos los documentos probatorios que puedan, es más fácil cargar dos kilos de papel que darse de topes en la pared por que faltó un documento.
De la misma manera, no estoy afiliado, comprometido, amenazado, subsidiado, respaldado, advertido ni nada de eso por la Embajada de Estados Unidos de América en México. Este texto es simplemente para dar a conocer mi experiencia con el trámite y para servir un poco de guía para quien va a hacer su trámite por primera vez. 
No se vale decir "a mí nadie me dijo".
---
Parte I: Online [Ojo: Esta parte es más bien una guía y es un poco larga. …

Tokio - primera visita... parte dos

Les mentí ligeramente. Hasta principios de diciembre estuve como ropa interior de vendedora de caricias, pero en todo caso el año nuevo pegó con tubo y hasta ahora tengo chance de escribir. Sus Mercedes disimulen.

Hablemos de los siguientes dos días de este viaje a Tokio un poco más rápido o se nos va la vida aquí. Trataré de ser conciso pero lo más explicativo posible.

---

El día dos lo empezamos muy muy temprano. Como a las 5:30 de la mañana. La razón es que la organizadora del viaje quería conocer el mercado de Tsukiji (築地), que es el mercado de comida del mar más grande de Japón.

Nos "metimos a bañar" en un ofuro (お風呂) público. Es decir, un baño público sin divisiones, lo que permite hacer una comparación bastante decente entre Japón y Latinoamérica, if you catch my drift. Aquí una parte del grupo nos falló: el gordito no quería que viéramos toda su exuberancia en el ofuro, otro chico traía su propia agenda, y una chica simplemente dijo que no; de modo que seis de la mañan…