Ir al contenido principal

30 días, 30 juegos II – (4) Juego que compré y nunca jugué

Una serie de eventos desafortunados (para el juego)”, debería subtitularse esta entrada.

Ellos dos hicieron grandes cosas por mucho tiempo. Después, uno primero y luego el otro, decidieron que seguir en la misma compañía de siempre no los dejaba desarrollarse. Por eso cuando la noticia de que El Gran Planeador de los RPGs y El Gran Musicalizador de los RPGs harían un título juntos, se me enchinó hasta el vello de la nuca.

Un noviembre, tarjeta en mano y con una orden doble (para, coincidentemente, Saucedo y yo), preordené  por internet The Last Story para Wii. Y no solo el juego, la edición especial Golden Premium Nonplusultra; que no se note la pobreza, pues.

Como todos los pedidos de final de año de Amazon, cuando no se pierden (been there) se tardan lo indecible; y así fue como pasó con este paquete que aun cuando salió ese enero se apersonó en mi puerta hasta dos meses después junto con Final Fantasy XIII, del que ya hablamos hace dos posts. Para saber cuál juego debería jugar primero tomé una dura decisión después de considerar todas las opciones y, en un volado con una moneda de $5, el primer gran obstáculo para el juego de Sakaguchi y Uematsu fue un juego en donde de haber colaborado ellos hubiera sido fantástico. Ironías de la vida.

Después, para  continuar con su azarosa suerte, se me ocurrió un día que fui a casa de Pepe abrir el juego, el mismísimo juego que tenía yo sellado en celofán, y verle todos los detalles del arte, la caja, el disco y la música, quitándole toda la mística a querer abrir el que tenía yo esperando pacientemente su turno en casa.  Por último, y cuando finalmente Vanille y Fang consumaron su a… digo, salvaron a Coccoon, al Bad Luck Game se le cruzó un título robavidas que, teóricamente, sigo jugando pero estoy en un hiato de, digamos, ocho meses (y los que me faltan): Skyrim.


Así que en casa tengo un bundle sellado de un juego de culto que, muy probablemente, nunca llegue a jugar y se quede durmiendo el sueño de los justos.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Como sacar tu pasaporte en el DF (drama incluído)

Disclaimer (o lo que es lo mismo, "zafo"): 


Esta fue mi pura experiencia haciendo el trámite y no estoy afiliado ni comprometido ni amenazado por la S.R.E. 


Que conste que esto que relato solo aplica, hasta donde se, cuando vas a hacer el trámite directamente al edificio de Tlatelolco en el D.F., que es el mero mero de la expedición de los pasaportes.  El único fin de esta crónica es ayudar a los que van a hacer el trámite de primera vez (y si cabe, de renovaciones) para que no lleguen en la lela y a la aventura como me pasó a mí.


Advertidos todos.

---

Edición (octubre 2015)
Me da un montón de gusto que mi drama evite dramas en la hora de la verdá, pero también me da mucha pena que revisando los otros mensajes de Facebook descubro que alguien me mandó un mensaje al respecto de este post... hace dos años >_<

Para evitarnos problemas, ya sea que dejen un comentario acá abajo (me llegan las notificaciones al correo) o directamente me manden un correo, que está aquí a un lado -s…

La triste historia de Toño y su visa desalmada

Bueno,
Después de mucho tiempo, ahora sí tuve chance de escribir la parte del trámite de la visa.   El por qué anduve tan falto de tiempo es cosa de otro post. Mientras, aquí les voy:
Disclaimer (de nuevo):
Esta es mi experiencia al hacer el trámite de la visa de turista para Estados Unidos. Ni garantiza que el trámite es siempre así, ni que por que yo lo haya dicho así tiene que ser. De preferencia llévense todos los documentos probatorios que puedan, es más fácil cargar dos kilos de papel que darse de topes en la pared por que faltó un documento.
De la misma manera, no estoy afiliado, comprometido, amenazado, subsidiado, respaldado, advertido ni nada de eso por la Embajada de Estados Unidos de América en México. Este texto es simplemente para dar a conocer mi experiencia con el trámite y para servir un poco de guía para quien va a hacer su trámite por primera vez. 
No se vale decir "a mí nadie me dijo".
---
Parte I: Online [Ojo: Esta parte es más bien una guía y es un poco larga. …

Tokio - primera visita... parte dos

Les mentí ligeramente. Hasta principios de diciembre estuve como ropa interior de vendedora de caricias, pero en todo caso el año nuevo pegó con tubo y hasta ahora tengo chance de escribir. Sus Mercedes disimulen.

Hablemos de los siguientes dos días de este viaje a Tokio un poco más rápido o se nos va la vida aquí. Trataré de ser conciso pero lo más explicativo posible.

---

El día dos lo empezamos muy muy temprano. Como a las 5:30 de la mañana. La razón es que la organizadora del viaje quería conocer el mercado de Tsukiji (築地), que es el mercado de comida del mar más grande de Japón.

Nos "metimos a bañar" en un ofuro (お風呂) público. Es decir, un baño público sin divisiones, lo que permite hacer una comparación bastante decente entre Japón y Latinoamérica, if you catch my drift. Aquí una parte del grupo nos falló: el gordito no quería que viéramos toda su exuberancia en el ofuro, otro chico traía su propia agenda, y una chica simplemente dijo que no; de modo que seis de la mañan…