Ya hablamos ayer de Mario, que lo jugábamos cuando mi hermano y yo éramos unos polluelos, pero hay más juegos que nos podían divertir por horas.

El juego que nos reúne hoy, amiguitos y amiguitas, venía en double pack en el mismo cartucho. Pero las reglas nos dejan poner solo uno, así que después de una consulta rápida acerca de cual nos apendejaba más les traigo esta bonita reseña.

El concepto es simple: En la pantalla te ponen varios de entre cuatro ingredientes para hacer una hamburguesa y luego, de memoria, tienes que replicar el orden de los ingredientes. ¿Fácil, no?

Ahora háganlo brincando encima del Power Pad.


Short Order para NES (que salió junto con Eggsplode!) es de esos juegos de mecánica extra simple pero con un alto nivel de diversión que tan bien le han salido a Nintendo desde siempre. Tan adictivo y tan familiar, que mi mamá se sentaba en la sala a vernos jugar y (en nombre sea de la verdad) a soplarnos cuando ya no nos acordábamos del ingrediente número 5. Si ella hubiera sido más hábil físicamente, no tengo duda que se hubiera trepado al tapete a intentarlo ella misma.

Este, por supuesto, es solo un juego que recuerdo de la infancia, hay muchos más. Pero estoy seguro que de este no se acordaría nadie y en este momento alguien tiene una sonrisota diciendo para sí mismo "¡Si es cierto!".

PD.- No le digan a Saucedo: http://www.youtube.com/watch?v=jQpBX4W_1GU

Siguiente nivel: Juego que me recuerda a alguien en especial



0 comentarios: