Si usted me conoce de tiempo atrás, o me sigue en las redes sociales, no ha visto nunca que yo hable de este juego. Es más, ni siquiera del género.

Pero por increíble que parezca este juego me divertía mucho back in the day. Como con la mayor parte de las cosas que juego, no era bueno pero me divertía horrores. Y eso que jugaba nada más con los mismos tres monitos, mi hermano y dos amigos.

Nunca entendí mucho del sistema de juego y de la asignación de estadísticas, pero creo que ellos tres tampoco, así que solo nos limitábamos a hacer modificaciones a los colores predeterminados y jugábamos a nuestro propio torneo, con público chiflando y árbitro mala onda y todo.

Ningún otro juego de futbol (quizá con la excepción de Mega man soccer) me atrapó de esa manera después, con todo y las gráficas ultrarealistas y las narracioneeeees mexicanas. Este título, estarán de acuerdo los que lo jugaron, tiene ángel.

Así es como, damas y caballeros, llegamos a la conclusión de que el juego que nadie creería que me gusta (y a veces ni yo) es International superstar soccer deluxe para Super Nintendo.

¿A poco no era redivertido oír ladrar al árbitro perro?



Siguiente nivel: Juego que jamás creí que me gustaría



1 comentarios:

Andres dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.